PUBLICIDAD

*El grito paró el juego dos veces

*Otra sanción en puerta para el Tri

PUBLICIDAD

Síguenos en www.nuevosol.com.mx

El seleccionado nacional inició la Copa de Oro con saldo negativo, ya que no pudo hacerle un solo gol a Trinidad y Tobago, con quien empató, la lesión del “Chucky” Lozano y la alerta máxima por el grito homofóbico que obligó a suspender en dos ocasiones el juego, lo cual encendió la alerta máxima, pues la sanción a México podría ser muy grave.

Lamentable y preocupante la lesión que sufrió “Chucky” Lozano, quien al entrar al área recibió un empujón por atrás y al caer de frente chocó con la rodilla del portero trinitario, lo que le provocó una cortada en el rostro de unos 3 o 4 centímetros en la cara, lo que requirió que lo trasladaran al hospital pues se temió inclusive una fractura de cráneo… Ni falta se marcó.

México se mostró dominador y tuvo buenas opciones de gol, pero no pudo concretar, Funes Mori hizo un gol, pero marcaron fuera de lugar, así que el marcador no se abrió en los casi 100 minutos.

Pero lo de verdad preocupante fue el hecho de que el silbante paró en dos ocasiones por cinco minutos el juego, pues se registró el grito que FIFA considera como homofóbico, que de continuar podría afectar gravemente a México al grado de perder los juegos e inclusive ser suspendido de la Copa de Oro.

PUBLICIDAD