Agencias

Un grupo de hombres fuertemente armados ingresó al palacio municipal anoche y arrancó el cajero de Banamex para robárselo.

Dos vigilantes que estaban en el sitio fueron amagados y amarrados por los ladrones, quienes les ordenaron tirarse al piso y cerrar los ojos.

«No vimos quienes eran, nos amarraron y dejaron tirados, fueron los indigentes que duermen en el parque los que nos despertaron», dijo uno de los afectados.

Al lugar llegó la policía a investigar y constató la ausencia del dispensador de dinero el cual al parecer fue arrancado con el uso de cuerdas y un vehículo que fue ingresado hasta la explanada del acceso al ayuntamiento.