PUBLICIDAD

Debido a la pandemia se cerraron muchas puertas y es una manera de subsistir.

Córdoba, Ver.- Abimael Escobar Escobar Fernández, licenciado en educación artística en la Universidad Veracruzana, tiene aproximadamente dos años que inició a trabajar la marioneta que lo hay ayudado a subsistir en estos tiempos difíciles. Con especialidad en artes plásticas, en la ciudad de Xalapa, el artista comenta que debido a la pandemia se han cerrado muchas puertas a las actividades.

PUBLICIDAD

Recordó que tuvo compañeros de la facultad de teatro que le encargaban la realización de marionetas y así fue como comenzó. «El realizar marionetas fue algo que me gusto y puedo decir que me apasionó, pues alcanzaba un mayor impacto en los espectadores, la reacción es más espontánea, uno como artista busca impactar y transmitir un mensaje y con la marioneta fue eficaz».

Señaló que a realizado una serie de esculturas que no pude exponer debido a la pandemia. Su primera exposición como escultor era el 4 de abril del 2020, pero no pudo exponer debido a las restricciones por la pandemia.

La contingencia por el Covid-19, cerró varias puertas. «La marioneta se volvió una alternativa para generar ingresos, antes de esto daba clases de artes plásticas, ahora los talleres son de menos horas todos los comparto en linea, los talleres que he compartido en esta temporada de pandemia ha sido en Casa principal IVEC».

El artista manifestó que entre los talleres de escultura y las marionetas va sobreviviendo, su idea de trabajar la marioneta en espacios públicos es rescatar el teatro de titeres. Mis abuelos, padres y personas adultas recuerdan que antes era así ver una marioneta, hoy en día es raro ver un espectáculo de estos, de hecho visitantes de otros estados dicen que solo aquí han visto marionetas y eso les da gusto.

PUBLICIDAD