PUBLICIDAD
Bautizado como “Plan Estadounidense para las Familias”, se trata del tercer paquete legislativo con marcado carácter social que anuncia el Gobierno de Joe Biden en apenas tres meses en el poder tras el rescate económico de 1.9 billones que ya fue aprobado y el “Plan de Empleo Estadounidense”, aún en negociaciones y presupuestado en 2.25 billones.

Washington, 28 abr (EFE/ Sin Embargo).– El Gobierno de Estados Unidos va a proponer hoy miércoles un plan de bienestar social a 10 años cuyo coste se estima en 1.8 billones de dólares que prevé financiar con nuevas subidas de impuestos a las rentas más altas.

El Presidente estadounidense, el demócrata Joe Biden, anunciará oficialmente el plan esta noche durante su primer discurso ante una sesión conjunta del Congreso.

PUBLICIDAD

Si el primer rescate se financió a través de la deuda y el plan de empleo se hará con una subida del impuesto de sociedades; éste prevé pagarse con una alza al 39.6 por ciento del impuesto sobre la renta a los más ricos, incluyendo las ganancias de capital, así como combatiendo la evasión fiscal.

De los 1.8 billones presupuestados para el plan para familias, un billón se cubrirá a través de inversión directa y 800 mil millones con beneficios fiscales.

Del nuevo plan presentado por Biden destaca que amplía en cuatro años el sistema de educación pública gratuita, que actualmente va desde el inicio de la primaria a los cinco años hasta el final de la secundaria a los 18.

Por un lado instaura la gratuidad escolar para los dos años de educación infantil previos al ingreso a la escuela primaria, es decir, para las franjas de tres y cuatro años.

Por el otro el plan también convierte en gratuitos dos años de estudios en los llamados colegios universitarios, instituciones a las que se accede tras superar la educación secundaria y que ofertan titulaciones académicas de dos años.

El Gobierno estadounidense calcula que a lo largo de la década de duración del plan la gratuidad de la educación infantil le costará 200 mil millones de dólares y la de los colegios universitarios 109 mil millones de dólares.

“Todo el mundo sabe que 13 años (de educación pública gratuita) hoy en día ya no son suficientes”, apuntó la Casa Blanca en un comunicado.

Otra de las medidas que más destaca del proyecto es la que establece un periodo de baja remunerada de 12 semanas por maternidad y paternidad, así como por enfermedad o el cuidado de un familiar, entre otras variables menos comunes.

El plan, con un coste de 225 mil millones de dólares a 10 años, pagará entre un 66 por ciento y un 80 por ciento del salario del trabajador hasta un tope de cuatro mil dólares mensuales.

La Casa Blanca recordó en el comunicado que “Estados Unidos es uno de los pocos países en el mundo que no garantiza bajas remuneradas” y que por ello “ha quedado atrás de sus competidores económicos en el número de mujeres en la fuerza laboral”.

Para ayudar precisamente a la conciliación familiar, el plan de Biden también prevé subvencionar parte del costo de las guarderías, para que las familias no destinen a esa partida más del siete por ciento de sus ingresos.

Esta foto del 28 de abril del 2021 muestra el Capitolio en Washington.

Esta foto del 28 de abril del 2021 muestra el Capitolio en Washington. Foto: J. Scott Applewhite, AP

El Gobierno calcula que, de media, las familias ahorrarán 14 mil 800 dólares anuales por niño gracias a esta ayuda.

Otras iniciativas incluidas son programas de comida para niños, una reforma del subsidio de desempleo o importantes rebajas fiscales para las familias.

FEROZ OPOSICIÓN REPUBLICANA

El plan requiere ahora de la aprobación del Congreso, donde con toda probabilidad afrontará la feroz oposición de los republicanos, que hasta el momento han rechazado la mayor parte de la agenda legislativa de Biden.

Se trata del tercer paquete legislativo billonario que presenta Biden en apenas tres meses en el poder. Hasta la fecha sólo se ha aprobado el primero, que ya chocó con la oposición de los republicanos y resistencias en sus propias filas.

Para hacer valer su débil mayoría en el Congreso, los demócratas tienen que usar un mecanismo legislativo que les permite aprobar de manera excepcional proyectos por mayoría simple en el Senado y además no pueden permitirse ninguna deserción.

PUBLICIDAD