Publicidad
Carnitas en Córdoba
Carnes finas en Paso del Macho
Taquería en Córdoba

*Instructor de varios raquetas de la entidad

Por Noé Flores Cortés
Síguenos en www.nuevosol.com.mx

Quizá un tanto incomprendido, pero si muy reconocido y respetado por su calidad como coach de tenis y sobre todo, por su don de gentes, es Ramón Loyo Mayo, raqueta destacada a nivel nacional y como entrenador, el cual decidió ir a jugar el último set a las canchas celestiales la tarde de éste miércoles 29 de enero. QEPD.

La noticia corrió en el medio tenístico de todo el Estado, donde los Loyo Mayo fueron respetados y admirados, tanto Ramón como Joaquín “La Ranita” Loyo Mayo, los cuales otra vez están juntos, pero ahora en el cielo, donde buscarán realizar un saque ace, devolver la bola con un revés a dos manos o bien, solo colocar la bola del otro lado de la red, lejos del rival.

Conocedor de que Córdoba es una tierra fértil, proveedora de grandes tenistas, Ramón decidió formar una escuela de tenis popular, para sacar a raquetas del barrio para que igual como lo hizo él, surgir para ser los mejores del país.

Su primer aventura de esta índole fue en la Unidad Deportiva de Fortín, donde habilitó una cancha de basquetbol para convertirla en rectángulo para jugar al tenis; cobraba la clase a 5 pesos; el poco apoyo de las autoridades provocó que la escuela cerrara sus puertas.

Después buscó hacer lo mismo en la Unidad Deportiva Huilango, donde se construyeron dos canchas de tenis para el pueblo, las cuales estuvieron a punto de ser “secuestradas” por vecinos que buscaban cobrar la utilización de dichas instalaciones municipales.

La misma historia, Ramón Loyo Mayo, trabajó, formó jugadores, a quienes les dotaba de raquetas, pelotas y sobre todo, de su tiempo y sabiduría, pero las autoridades municipales, ni para el camión le daban, aún así el profesor de tenis caminaba de su casa de la calle 30 hasta la Unidad Deportiva Huilango, para ahorrar el pasaje y poder impartir sus clases.

Tocó puertas, de sus amigos y alumnos, pues ninguna autoridad municipal le apoyó y la pandemia vino a dar al traste con su ilusión, pues le cerraron las canchas de la Unidad Deportiva Huilango y se refugió en su casa para charlar con sus amigos de las grandes anécdotas que vivió junto con su hermano Joaquín, como el torneo en Tehuacán donde fueron objeto de un homenaje.

Ramón buscó que le hicieran justicia con su hermano, 13 o 17 veces campeón nacional de tenis, jugador de los primeros grand slam de la historia, donde enfrentó a los más grandes del mundo, como Arturh Ashe entre otros; tampoco tuvo eco.

Este miércoles, Ramón Loyo Macho “Teacher”, dejó de existir, el revés a dos manos se quedó en la red con el score 40-30 en el último set. QEPD Ramón.