PUBLICIDAD

*Javier Vargas, José Luis Reyes, Gisely Vera, Gely Vargas,

*Hugo Morales Alejo, Julio Mora Oliva, Benito García

PUBLICIDAD

Por Noé Flores Cortés

Síguenos en www.nuevosol.com.mx

Aunque si bien es cierto, no hay mucho que festejar, si vale la pena que no pase inadvertido el Día de la Libertad de Expresión, en cuyo entorno, fueron galardonados varios compañeros, colegas y sobre todo, amigos; algunos de ellos, por el Club de Periodistas de México y otros por diferentes organismos y asociaciones.

Nos llena de gusto ver que la labor periodística de los compañeros y amigos siga siendo reconocida, aunque sea el 7 de junio y el resto de los días, pocos se acuerden del trabajo que hacen dándole difusión a los hechos.

En el Congreso del Estado, en Xalapa, se premió a varios comunicadores con la firme idea de reconocer su labor que realizan día a día, lo mismo en medios impresos, digitales, radio y televisión.

Javier Vargas, José Luis Reyes, Giselly Vera y Gely Vargas, fueron de los cordobeses reconocidos en el marco del Día de la Libertad de Expresión; a todos ellos, muchas felicidades.

Pero también en el mismo congreso del estado, fueron galardonados compañeros, colegas y amigos del puerto de Veracruz, con quien tuve la oportunidad de compartir batallas periodísticas deportivas como Julio Mora Oliva y Benito García, con éste último compartimos palco de transmisiones en radio desde el Pirata Fuente; también galardonaron a Fernando Hernandez.

EN ALVARADO VERACRUZ

Pero hubo más, en Alvarado, Veracruz se lleva a cabo una premiación año con año y éste sábado no fue la excepción; entre los galardonados estuvo Hugo Morales Alejo de La Nigua, a quien le agradezco que me haya invitado, pues también recibí un diploma por más de 40 años dentro del medio periodístico.

Fue un día muy especial, diferente, la pasamos muy bien, pues además de la ceremonia protocolaria en el salón de cabildo del palacio municipal de Alvarado, Veracruz, vino lo mejor, un paseo en barco y ahí una rica comida, con un arroz a la tumbada que no tuvo nombre; tamal de camarones y otro platillo más, sin faltar las cheves, los refrescos, el agua y hasta el “torito”, mientras recorrimos las aguas del Papaloapan y a decir de Hugo La Barra de Alvarado.

Pero por si ello, fuera poco, al terminar el evento, nos dimos una vuelta por Tlacotalpan, donde disfrutamos de una exhibición de Mustangs y un concierto de rock, además de que literalmente metimos los pies al agua para refrescarnos.

Un viaje agradable, distinto, con reconocimientos, rica comida y mejor diversión. Gracias Hugo Morales Alejo, por invitarme.

PUBLICIDAD