+ Aparece su cuerpo  con  golpes en su casa en colonia Arboledas del Sumidero en Xalapa

+ Al igual que el caso Regina Martínez fue un golpe al periodismo, homicidio de Abiram representa cisma a círculos activistas y colectivos

Ignacio Carvajal

Coatzacoalcos.- El abogado y sociólogo de la Universidad Veracruzana, además   activista sicosocial, Abiram Hernández Fernández fue localizado sin vida al interior de su casa, en Avenida del Café 15 de la colonia Arboleda del Sumidero.

El hallazgo fue efectuado por sus familiares esta madrugada, quienes avisaron a la policía, que rápidamente llegó a resguardar la escena.

El cadáver de la víctima, de 37 años, fue encontrado en una de las piezas de la casa.

Presentaba golpes en la mayor parte del rostro que posiblemente se realizaron con algún objeto contundente o herramienta.

En la escena aparecieron muestras de sangre en diversos sitios, informó una fuente de la policía local a la que se tuvo acceso bajo anonimato.

El finado fue localizado con la ropa puesta, zapatos, pantalón y playera. Estaba boca arriba.

Se desconoce si hay algún detenido por este crimen o si faltan objetos de valor.

Abiram Hernández Fernández era una persona sumamente estimada en los colectivos veracruzanos, pues participó en la fundación de lo que es hoy el Colectivo por La Paz y apoyaba a los demás grupos en la búsqueda de sus seres queridos.

«Abiram era miembro de todos los Colectivos, porque apoyaba sin distinción alguna, no veía si eres de uno u otro colectivo, lamentamos este maldito suceso que lacera nuestras vidas como seres humanos y parte de una sociedad  sin valores que no se une para acabar con este derramamiento de sangre inocente», dijo Sara González, de colectivo por la Paz.

Actualmente era coordinador del Centro de Servicios Municipales Heriberto Jara, de Xalapa, este centro tomó notoriedad por haber acompañado el caso de Ernestina Ascencio para llevarlo ante instancias internacionales.

Sus conocidos lo definen como una persona sumamente trabajadora, estudiosa y con muchas ganas de ayudar a construir la paz en Veracruz desde los colectivos y el activismo.

Su asesinato representa un duro golpe a los círculos activistas de Xalapa y de otras ciudades del estado que le conocían por su gran interés por ayudar.

En perspectiva, su homicidio cruel tiene los mismos alcances que el de Regina Martínez, corresponsal de Proceso asesinada durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

El caso Regina Martínez fue un golpe demoledor para los perdistas, y el de Abiram lo es para los círculos de activistas y colectivos que hoy tienen amplia agenda de participación en Veracruz.