PUBLICIDAD

No cuenta con los permisos correspondientes; el inmueble está valuado en 120 millones de pesos, afecta a vecinos y la ecología.

Córdoba,Ver.- El Juzgado Decimosexto de Distrito en el Estado de Veracruz, concedió la suspensión definitiva de una obra que corresponde al proyecto “Casa Club” en el residencial Campestre, que está valuado en 120 millones de pesos, y la cual fue avalada por el Ayuntamiento con permisos irregulares bajo la instrucción de la alcaldesa de Córdoba, Leticia López Landero.

PUBLICIDAD

Esto después de que la afectada María de los Ángeles Suárez Kuri y/o María de los Ángeles Suárez de Aíza, presentó como acto reclamado la autorización, licencias o permisos para la construcción de un edificio de tres niveles, con más de 5 mil metros cuadrados de construcción. Dicha obra obstruye la visibilidad de su vivienda, le resta plusvalía y se considera peligrosa, porque debido a su magnitud puede colapsar por excavaciones de más de dos metros hechas cerca de los cimientos y sótanos, lo cual fue sustentado con evidencias.

En la resolución a la que se tuvo acceso, se puede leer lo siguiente: “Considerando que se colman los requisitos de procedibilidad de la medida cautelar, así como que a la fecha se encuentra vencida dicha licencia de construcción, con fundamento en el artículo 131 de la ley de la materia, al no advertirse afectación al interés social ni contravención a disposiciones de orden público, se concede la suspensión definitiva a la parte quejosa para efecto de que las cosas se mantengan en el estado que guardan..”.

Es de señalar que ya en noviembre del 2020, había procedido la suspensión provisional que el Ayuntamiento no respetó al permitir que siguiera la obra trabajando de manera irregular según los datos aportados por Edgar Flores Cervantes, representante legal de Suárez Kuri, quien aseveró que los escombros provocan gran cantidad de polvo, ruido y vibraciones, las cuales genera afectación al medio ambiente del residencial y de manera directa afectará el inmueble de su propiedad, el cual colinda con dicha edificación.

Todo lo anterior, según los documentos y pruebas presentadas de permitir la continuación de la construcción de una obra sin contar con un permiso vigente, contrapone a las disposiciones legales que son de orden público, razón por la que la obra de la Casa Club del Campestre está suspendida de forma definitiva y el proceso continúa para deslindar responsabilidades, sobretodo al director de Obras Públicas, Antonio Morales Salinas.

Se presume que el Ayuntamiento que preside la alcaldesa Leticia López Landero, incurrió en emitir permisos irregulares, por lo que podría desencadenar mayores problemas para la administración pública que este año concluye, como es la separación de sus cargos de funcionarios involucrados y hasta alguna multa millonaria.

Lo anterior, ya que se sabe la obra se inició con la pseudolicencia de construcción que López Landero concedió a través de la dirección de Obras Públicas y Desarrollo Urbano a favor del Club Campestre Cordobés, S. A. de C.V.
Extra oficialmente se informó que procedió un juicio de amparo en su contra por permitir los trabajos en forma irregular, es decir, sin justificar los permisos con los que debe contar por lo cual el Juzgado Decimosexto de Distrito en el Estado de Veracruz, concedió la suspensión definitiva de la obra, el 14 de diciembre pasado dentro del juicio de amparo 91/2020, así como la aplicación de una multa de 50 UMAS.

Como Dato:

CLUB CAMPESTRE CORDOBÉS, SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE.

Ocasionando daños al medio ambiente y a su propiedad”, refiere el documento emitido por el juez dentro del incidente de suspension 91/2020. Fue a través de su representante legal, Edgar Cervantes Flores que la demandante se vió obligada a recurrir a las instancias legales ante la cerrazón del comité de la Casa Club y el respaldo de la primera autoridad para que continuara la obra de forma irregular, al afirmar que liberaron permisos sin contar con el estudio del impacto ambiental.
El juez dió un plazo de 48 horas al municipio para suspender la obra de manera provisional, por lo cual trabajadores del Ayuntamiento procedieron a la colocación de sellos, aunque todavía ayer se observó a un grupo de trabajadores en el lugar.
Sin embargo, en caso de que el municipio no justifique o no compruebe la legalidad de los permisos que emitió al comité de la obra, cuyo procedimiento puede durar de dos a ocho meses, quedará demostrado que se trata de un edificio irregular que no podrá ser ocupado, además de que habría una sanción para resarcir el daño moral y económico a la parte quejosa que habita en ese lugar desde hace quince años.

LAS AFECTACIONES:

En cuanto a vistas (frente de la vivienda de la quejosa)Al derecho de intimidad en la Plusvalía del terreno (la obra obstruye la casa)*Violan el reglamento interno del Fraccionamiento y los lineamientos estatales del impacto ambiental.

PUBLICIDAD