PUBLICIDAD

*Detuvieron madre e hija a un ladrón

*Lo persiguen de forma peliculesca
Guardián Cívico
Paso del Macho, Ver. Tierra sin Ley.- Fue el domingo 23 de mayo pasando el medio día. Una joven atendía un negocio de venta de celulares en la avenida Madero, entre Sánchez Loyo y Zaragoza, Llegó un sujeto a preguntar sobre un celular que supuestamente quería comprar.
La forma de actuar del hombre tenía nerviosa a la encargada, que decía que iba a mostrarle el teléfono a su padre que estaba a unos locales de allí en una farmacia, pero ella le decía que no y por estar alerta comenzó a rechazar clientes que iban por recargas de telefonía celular. Llegaron una señora y su hija a pagar el servicio de Telmex y la joven les dijo que esperaran por favor que estaba atendiendo al cliente.
En ese momento el tipo arrancó a correr llevándose la mercancía y la joven se quedó estupefacta. La señora y su hija le dejaron el recibo del teléfono y el dinero y automáticamente subieron a su moto y lo persiguieron.
Vieron que el tipo se metió corriendo al mercado Revolución y entonces rodearon el zoco y se toparon al sujeto que ya iba en motocicleta, dirigiéndose a la avenida Nacional, con las mujeres detrás, tomó la Sánchez Loyo, pasando el alto del semáforo y ellas también,
Llego el sujeto al entronque con carretera a Veracruz y Tepatlaxco, donde se pasó el semáforo y ellas también.Era algo peliculesco.
Al avanzar el sujeto rumbo a la sierra de Tepatlaxco la madre descendió la velocidad, al ver que en esa zona es despoblado. Pero la hija, abrazada a su madre por detrás, le decía que siguieran. «Pero hija estás muy enferma», dijo la mamá, y la hija respondió «pero ahorita me siento bien, vamos». La madre aceleró y alcanzaron al tipo a la altura de La Peña, carretera a Tepatlaxco, pero se metió él en unas veredas, con tan mala suerte que se atascó su moto y ellas le alcanzaron.
Le exigieron el aparato y el sujeto hizo la finta de regresarlo, pero en ese momento arrancó su moto para alcanzar la carretera nuevamente y la señora le metió la llanta de su caballo de acero a la llanta trasera de él y lo derribó.
Fue entonces que le hurgó la señora y sacó el teléfono, mientras la hija le tomaba fotos.
Regresaron a Paso del Macho, la tierra sin ley, para devolverle el celular a la joven encargada. Le dieron las fotos del sujeto y analizaron las posibilidades de acudir a la justicia. Si acudían a la Fiscalía lo más seguro es que les quitarían el teléfono por ser cuerpo del delito. Mientras tanto la joven tendría que pagar el aparato al no estar en mostrador. Que si hubieran llamado al 911 la Fuerza Civil que está a cargo de la Comandancia de la ciudad, no habría acudido de forma inmediata, por eso tenían que actuar pronto. El local tiene cámaras, manejadas desde la CdMx pero en lo que identificaban al sujeto pasaría tiempo y el celular vale lo de un mes de sueldo de la encargada. Por ello decidieron mandar el material a Guardián Cívico (GC), Fan Page filial de La Nigua.
Luego de subir el material aunque se taparon los ojos del presunto, en base a los protocolos periodísticos de presunción de inocencia, cibernautas lo reconocieron y dieron nombres y residencia. De tal modo que algunos comenzaron a verter amenazas y la familia del presunto pidió retirar el material, lo cual hicimos, pues no hay denuncia, la falta de confianza en la Fiscalía en su lentitud permite impunidad.
Algunos taxistas dijeron que «nos hubieras gritado lo habríamos pateado», pero todos sabemos que no es cierto, no hay solidaridad en la ciudad, con el prójimo, por miedo, pues ha habido levantones, secuestros, ejecuciones en esta zona comercial y nadie hace nada. Fuerza Civil y Seguridad Pública son vistos con reservas, pues han sido más extorsionadores de automovilistas que cuidadores del orden.
Esto lo comento, porque cuando estuvo el material en GC, mucha gente quería saber si realmente era cierto de la heroicidad de esta mujeres y algunos querían compensar su solidaridad y valentía.
Personalmente no las conozco, no he podido contactarlas, pero sin su permiso me atrevo a decir que sí necesitan apoyo, la joven padece una enfermedad de las que ninguna familia desearía que llegara a padecer nadie. Está luchando contra ello, es muy valiente, como su madre.
No lo piden pero creo que merecen reconocimiento… y apoyo. Por ello acudo a los 90 mil pares de ojos de Guardianes Cívicos, qué hacemos al respecto?
Ustedes mandan.

PUBLICIDAD

Hugo Morales Alejo -La Nigua

PUBLICIDAD