PUBLICIDAD


*El León la vida no vale nada, pero sí un título
*Ambriz se graduó con su primer campeonato

Por Noé Flores Cortés
Síguenos en www.nuevosol.com.mx

PUBLICIDAD

Lo que se dice que las liguillas son otro campeonato y que éstas se juegan diferente, quedó confirmado la noche del domingo en el Nou Camp, donde el León de Nacho Ambriz resultó ser más fiero que Pumas de Lillini, los cuales no se salieron de su estilo y sin ser un partido brillante, los verdes ganaron con justicia, 2-0 3-1 el global y son campeones.
Emmanuel Gigliotti entró por la derecha, disparó cruzado y Talavera que reapareció en la final, no pudo detener el balón que se fue al fondo del arco para el 1-0.
Pumas emparejó las acciones, pero no tuvo llegada contundente y cuando tuvo la opción de gol a través de Juan Vigón, apareció Nacho González con barrida más que oportuna y salvó a su equipo.
En la recta final del partido, donde Pumas fue nulificado en su ataque, apareció Yairo Moreno, quien dentro del área hizo un recorte y fusiló a Talavera para el 2-0 que significó el triunfo y el octavo título para León.
Apenas pitó el final del juego el silbante orizabeño Jorge Pérez Durán, quien hizo un buen trabajo, las calles de León se llenaron de aficionados, muchos de ellos en las afueras del Camp Nou para celebrar, que en León, Guanajuato la vida no vale nada, pero sí vale un campeonato.

PUBLICIDAD