– Hacen falta políticas públicas para prevenir que más adolescentes y jóvenes caigan en las redes de la delincuencia organizada, aseguró el también Licenciado en Criminalística y Criminología, Leopoldo Zotea.

Armando Azamar Fonseca/San Andrés Tuxtla, Ver.-

En el estado de Veracruz, hacen falta políticas públicas para prevenir que más adolescentes y jóvenes caigan en las redes del crimen organizado, atribuido a violencia familiar, pobreza, desescolarización o adicciones y se ven abocados a incurrir en delitos que les marcarán para siempre, aseguró el Maestro en Derecho y Licenciado en Criminología y Criminalística en San Andrés Tuxtla, Leopoldo Zotea Ramírez.

“La delincuencia organizada los utiliza por una gratificación postergada, es decir, en Veracruz no hay canales lícitos para que estos niños y jóvenes se puedan integrar a un sistema productivo, entonces la delincuencia organizada los utiliza para ganar múltiples cantidades de dinero en corto plazo”, dijo.

Manifestó que parte de estos adolescentes los cuales son utilizados como carne de cañón, son los llamados “NINIS” por no estudiar ni trabajar, por lo que son las nuevas generaciones el nuevo rostro de estos grupos delictivos.

“El problema es que cuando detienen a estos menores de edad como parte de un grupo delictivo, el Estado no tiene la capacidad para reintegrarlos en la sociedad, no se integran al sistema productivo y por lógica, seguirán siendo parte de una sociedad anómala”, subrayó.

Enfatizó que otro factor importante que incide fuertemente, es la situación económica de un Estado, pues al no haber empleo la situación se vuelve difícil para muchas familias y esto frena el que muchos jóvenes continúen preparándose económicamente, y por ende, busquen una salida fácil y disponible para ganar dinero rápidamente, induciéndolos a actos delictivos.

“El niño o adolescente se inicia como informante de un grupo delictivo, posteriormente como vigilantes, y luego se van a grandes ligas del narcotráfico, llegando a cometer crímenes”, comentó.

Del mismo modo, recalcó que el actual gobierno federal y estatal, deben de inducirse por políticas públicas más adecuadas para reintegrar a estos niños y jóvenes que han caído en las redes de la delincuencia organizada, de manera que no vuelvan a reincidir y sean parte de una sociedad con principios y valores.