El profesor habría tenido deudas con narcomenudista, de ahí la agresión

Grupo Fórmula

Ayer se dio a conocer que de acuerdo con los resultados de la necropsia a Aideé Mendoza, estudiante asesinada en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCHOriente, la bala que le arrebató la vida fue de calibre 9 milímetros, exclusiva del Ejército, y no de calibre 22 como se había especulado

Por otra parte, según documentos obtenidos por La Silla Rota se reveló que el objetivo de la agresión habría sido el maestro de matemáticas, Víctor “N”, por presuntamente no haber pagado un paquete con marihuana a narcomenudistas del plantel y no en contra de Aideé, quien se encontraba tomando clases con dicho profesor al momento del recibir el disparo.

Además, a agentes de la Policía de Investigación (PDI), les llamó la atención que Víctor “N” estaba “renuente” al momento de las entrevistas y su declaración no coincidía con la de los diez alumnos que testificaron.

Los compañeros de la joven de 18 años señalaron a las autoridades que en las inmediaciones del salón merodeaban cuatro jóvenes, presuntos vendedores de drogar; “dieron dos vueltas de manera sospechosa”, declararon.

En tanto el profesor aseguró que “no se dio cuenta” de la presencia de las personas que mencionan los estudiantes, según reveló el diario El Universal.

Hipótesis principal

El Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) determinó, que la causa de la muere de Aideé Mendoza fue por impacto de bala que atravesó el tórax y abdomen, penetrando las dos cavidades y la bala quedaría alojada en esta zona.

Con base en esta información,  los peritos de la procuraduría capitalina determinaron como principal hipótesis que posiblemente fue una “bala perdida” y que ésta provino de varios metros de distancia del aula.

Las autoridades capitalinas han señalado que el disparo se originó por lo menos 300 metros a distancia del aula. Cabe destacar que a 270 metros se encuentra una base de la Secretaría de Marina Armada de México, informó la periodista Azucena Uresti.

De acuerdo con el reportero Arturo Ortiz Mayén, peritos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México encontraron balas en techos de aulas y oficinas del CCH Oriente.