PUBLICIDAD


Por: José Alfredo Riverón Mora 
Colosio
 
El 23 de marzo (1994) se conmemoró el aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio Murrieta, Hijo de Luis Colosio y Ofelia Murrieta, nació el 10 de febrero de 1950, en Magdalena de Kino, Sonora. Obtuvo la licenciatura en economía en el Tec. de Monterrey y una maestría en economía regional en la Universidad de Pennsylvania.
 
A 27 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, el interés de la sociedad por conocer quién fue y qué hizo se mantiene ta vigente como aquel 6 de marzo de 1994, cuando pronunció su catártico discurso frente a las bases del PRI, en el Monumento a la Revolución. milenio.com/politica.
 
Ingresó a las filas del Revolucionario Institucional en 1979 y paralelo a su carrera política impartió clases en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Colegio de México (Colmex) y en la Universidad Anáhuac, donde conoció a Diana Laura Riojas, quien fuera su esposa.
 
En 1982 obtuvo un cargo en la Secretaría de Programación y Presupuesto, encabezada entonces por Miguel de la Madrid Hurtado. Tres años más tarde (1985) ganó la diputación federal por el distrito de Magdalena de Kino, Sonora; y asumió la presidencia de la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.
 
Luis Donaldo Colosio, para 1987 fue designado oficial mayor del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI; sin embargo, un año le bastó para convertirse en su dirigente nacional y ocupar un escaño como senador federal.
 
Bajo su liderazgo, el Revolucionario Institucional obtuvo la mayoría de escaños y curules en Cámara de Diputados y el Senado, durante las elecciones federales del 18 de agosto de 1991, de acuerdo con el histórico del Instituto Federal Electoral.
 
Raymundo Rivapalacio connotado periodista y escritor, publica recientemente el libro: “COLOSIO. Crónica del fracaso de un proyecto transexenal”. En este libro resulta claro que 1994 NO HA TERMINADO . Desde la historiografía y el periodismo siempre han surgido ángulos insospechados que lo confirman como el año que definió el rumbo actual del país. Y ésta no es la excepción.
 
En una crónica donde se entre – tejen testimonios de los protagonistas de aquella época con revelaciones de personajes que han “perdido el miedo de hablar”, Raymundo Riva Palacio analiza uno de los hitos de la transición a la democracia mexicana: el discurso que Luis Donaldo Colosio pronunció frente a la militancia priista el 6 de marzo de 1994 en el Monumento a la Revolución. ¿Qué pasó aquel día del ya célebre “yo veo un México con hambre y con sed de justicia”? Muchos se apresuraron a decir que en aquel acto el candidato mandó una señal de ruptura y al mismo tiempo firmó su sentencia de muerte. Sin embargo, Rivapalacio se propone echar abajo ese mito y situar a Colosio como político y delfín de Salinas, mostrando la afinidad de sus proyectos. En medio de una extensa discusión pública, a lo largo de los años pocos se han preguntado: ¿Quién ganó en realidad con el crimen? ¿Por qué aquellos a los que Salinas llamó la “nomenklatura” no le disputaron la sucesión? ¿Por qué, si fue un asesinato desde el interior del partido para afectar el programa salinista, el sistema no se modificó? A fin de cuentas, la verdad dejó de ser importante. La historia popular elevó a mito la figura de Colosio e identificó como villano a su arquitecto. Éste es el relato de cómo un proyecto transexenal fracasó mientras el país se hundió en una violenta espiral.
 
Lo claro, público y sabido es que ese mismo año de su muerte, el 1° de enero se manifiesta el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, de origen indígena y debutan con una matanza de policías (indígenas en mayoría) de San Cristóbal de las Casas (Chiapas). Este movimiento paramilitar-indigenista tiene financiamiento del extranjero, siendo el canal mas solido, el de Italia al Obispado de San Critóbal de las Casas, cuyo Obispo fue Samuel Ruíz; aunque tuvo donaciones de Francia y otros, obvio que de particulares  u organizaciones civiles. También llegó financiamiento desde el gobierno mexicano ¿Fuego amigo?.
 
En ese momento Carlos Salinas de Gortari, Presidente de México era virtual próximo Presidente de la OMC (Organización Mundial de Comercio) ya tenía los votos necesarios; el Presidente en funciones de esta organización (1/VI/93 a 30/II/95) era Peter Sutherland (Irlandés) y casualmente su opositor (de Salinas) era un Italiano, que finalmente fue Presidente de la OMC, Renato Ruggiero (01/V/95 a 31/VIII/99). Es claro que intereses internos y externos se conjugaron para interrumpir un proceso de empoderamiento de un grupo muy importante. Saque Usted sus conclusiones.
 
Colosio era una garantía de continuidad y depuración, representaba una nueva camada de políticos preparados y aparentemente más honestos; representaba el rompimiento con la clase política anquilosada. Su sucesor como candidato del PRI, Ernesto Zedillo Ponce de León aprovecha la estructura de partido y electoral Colosista y gana con más del 50% de la votación y una vez hecho Presidente, diluye esas estructuras partidistas; declara “la sana distancia del Partido” y al finalizar el período oficial, entrega la presidencia a Vicente Fox quién era candidato del PAN. Primer paso a la transición democrática.
Comunicar es compartir.
¡¡¡Comparte!!!

PUBLICIDAD