PUBLICIDAD

Ángela, de 15 años, murió el pasado 28 de febrero en la Casa de rescate Jesús Salva AC, luego de haber sido víctima de agresión sexual, de acuerdo con sus padres. El principal sospechoso es el pastor Jesús Pérez, quien conducía el refugio donde estaba hospedada la víctima.

MONTERREY, N. L. (apro/Proceso).- La Fiscalía general del estado consideró que aún hay evidencias objetivas para ahondar en la investigación en la muerte de Ángela, quien murió en el interior de un centro de Rehabilitación, en el municipio de Santa Catarina.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la asociación civil Documenta, que da seguimiento al caso, la investigación ahora tiene como principal hipótesis el feminicidio, y no el homicidio simple, como se había presumido inicialmente.

A diferencia de la fiscal en Feminicidios en la entidad, Griselda Núñez, quien afirmó en noviembre que las pruebas físicas recabadas del cuerpo de la chica caducarían en diciembre de este año, el Instituto de Criminalística y Servicios Periciales afirmó que “ya se abrió la puerta” para establecer las circunstancias en las que murió Ángela Saucedo, de 15 años, el pasado 28 de febrero, en la Casa de rescate Jesús Salva AC, luego de haber sido víctima de agresión sexual, de acuerdo con sus padres.

Según Documenta, la fiscal Núñez había dicho que las muestras biológicas dejarían de ser idóneas en un plazo de 10 meses que se cumplen el 28 de diciembre del 2020.

Sin embargo, señala el organismo ciudadano, el Instituto de Criminalística de Nuevo León refutó su versión, lo que significa que los detectives tendrán mayor tiempo para realizar las pruebas en el caso, en el que el principal sospechoso es el pastor Jesús Pérez, quien conducía el refugio donde estaba hospedada la víctima.

“Hasta antes de contar con esta información, la premura para avanzar con las investigaciones y los impedimentos de la Fiscalía para hacerlas había sido una de las mayores preocupaciones. Ahora se abren las puertas para, por fin, determinar la causa de la muerte de Ángela”, señaló Paulina Ambriz, abogada de Documenta, que asesora a los padres de la fallecida, Joel Saucedo y Alejandra Elizondo.

La litigante lamentó que tuvieran que pasar diez meses para que las instituciones de justicia de Nuevo León reportaran avances sobre el caso, que actualmente es atendido por el fiscal regional Sur José Honorio Arvizu.

La Fiscalía General de Nuevo León se comprometió a dar prioridad a la realización de pruebas científicas en las muestras de Ángela, con el respaldo del Hospital Universitario, para integrar la carpeta de investigación, en la que serán incluidas entrevistas con testigos que anteriormente habían sido desechadas, y que ahora resultan cruciales, señaló Ambriz.

Además se permitirá que médicos independientes efectúen sus propios peritajes para determinar las causas de muerte de la menor, quien además de haber sido víctima de feminicidio padeció una agresión sexual y fue objeto de privación ilegal de la libertad, señaló la abogada.

PUBLICIDAD