PUBLICIDAD

OTRO DE LOS INVOLUCRADOS ES SOBRINO DEL PRESIDENTE MUNICIPAL

Por: Redacción

PUBLICIDAD

#LosDatosDeCuit

Texhuacán, Veracruz. – Una pelea durante una fiesta terminó en tragedia, luego de que un elemento de la Policía Municipal disparara contra uno de los involucrados y sus compañeros utilizaran gas lacrimógeno y golpearon a los demás. Esto ha provocado la indignación entre los pobladores.

Fue alrededor de las 20:00 horas del sábado cuando  los hermanos  Cano Tepole con domicilio en la localidad de Apoxteca, se encontraban siendo parte de una cabalgata, fue ahí cuando sin saberse la razón comenzaron a pelearse con otros sujetos, al parecer debido a que estaba ingiriendo bebidas alcohólicas .

Arribando al lugar los elementos policiacos para someter a los rijosos, utilizando gas lacrimógeno en tanto que el elemento Cristian Anastasio Quechulpa acciono su arma de cargo en contra de la humanidad del indefenso joven, resultando herido por las balas que le pegaron en la espalda.

De inmediato familiares del lesionado los trasladaron al hospital del IMSS Bienestar de Zongolica, para su atención médica, aunque de ultima hora trascendió que por la gravedad de las lesiones y ante la falta de equipo el joven lesionado fue llevado a un sanatorio particular de la ciudad de Orizaba.

Con estos lamentables hechos dejo al descubierto otro caso mas de nepotismo, pues resulta que el policía responsable quien tras accionar su arma para lesionar a Efrén Cano huyo del lugar con el apoyo de sus compañeros, de nombre Cristian Anastasio Quechulpa con domicilio en la localidad de Xochitla, lugar de donde es la sindico Salustia Romero Anastasio, otro de los policías involucrados es Andalicio Méndez Tzanahua conocido como Licho Méndez, sobrino del presidente municipal Bernardino Tzanahua.

Lo grave del caso es que el actuar del presidente municipal Bernardino Tzanahua Anastasio, dejo mucho que desear al otorgar permisos para realizar bailes en cinco barrios de la cabecera municipal, el de mayor asistencia fue de unas 600 personas, aunque lo curioso es que hizo acto de presencia la Guardia Nacional sin hacer absolutamente nada, a pesar de que los casos de Covid, están a la orden del día.

Mientras tanto los familiares de los lesionados contemplan la posibilidad de tomar el palacio municipal ante la ingobernabilidad que se vive en el municipio, ya que no van a permitir los hechos ocurridos en los años 80s donde los policías asesinaron a tres jóvenes de secundaria, esto sin contar la muerte de una persona a pocos metros del palacio municipal al inicio de la presente administración.

PUBLICIDAD