CLAROSCUROS

Trump: deportación de cubanos, asesinato de un agente y relevo en el INM

José Luis Ortega Vidal

(1)

Cierto, la petición de Andrés Manuel López Obrador a Tonatiuh Guillén Gómez para renunciar a la dirección del Instituto Nacional de Migración (INM) obedece a la urgente necesidad de entregar cuentas a Donald Trump sobre el freno migratorio en un plazo de 45 días al que le restan 36…y contando.

El resto del país no lo siente todos los días pero el sureste mexicano sufre un severo atraso en materia de comunicación terrestre.

Para arribar a las fronteras entre Chiapas y Guatemala –por ejemplo- sólo hay una vía férrea construida desde la época porfirista.

Por ese viejo contacto ferrocarrilero se movilizan trenes desde Tapachula, Chiapas; o Mérida, Yucatán.

Pero salgan desde el extremo que salgan -en el Caribe o el Pacífico- las locomotoras arribarán a un puerto seco llamado Medias Aguas, en Sayula de Alemán, Veracruz.

Desde tal nodo se las arreglarán para dirigirse a Tierra Blanca, Veracruz, donde una bifurcación conduce al puerto de Veracruz en una dirección o la ciudad de México, en otra.

Desde luego, a Medias Aguas arriban trenes desde Campeche, Coatzacoalcos, Salinas Cruz, otras poblaciones de Oaxaca, Tabasco, etcétera, pero el punto esencial es que a más de un siglo de haberse creado, esta estructura se conforma por una sola vía y deja en claro la pobreza comunicativa del sureste.

Las carreteras –en general- constituyen una realidad infame: caras las privadas y en malas condiciones las públicas…

Hay casos donde además de poner la vida está en riesgo por zonas de asaltos perfectamente ubicadas pero propiedad de los zetas, el cártel de Jalisco, delincuentes locales, policías cómplices, se pierden cargas y tiempo amén de dañarse vehículos.

(2)

En fin, una de las ciudades esenciales en esta historia en Acayucan, al sur de Veracruz. Se le llama la Llave del Sureste porque convergen en su territorio dos carreteras: la 185 que comunica desde Mérida hasta Matamoros y la transístmica que enlaza el Istmo de Tehuantepec con sus extremos portuarios: Coatzacoalcos, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca.

(3)

El pasado 5 de junio fue ultimado con cinco tiros el agente del INM Marco Antonio L.M, de 48 años de edad, quien formó parte del área administrativa en la Estación Migratoria de Acayucan.

A esa EM a cargo del INM arriban migrantes ilegales detenidos en distintas partes del país y de múltiples nacionalidades.

Los diversos grupos del crimen organizado están vinculados al INM por una simple razón…

Quitando la parte de la corrupción de los agentes federales –tema muy antiguo que el escritor veracruzano Sergio Galindo recogió en su novela La Justicia de Enero- cientos de miles de migrantes pobres deben pagar “derecho de paso” a la mafia para no ser asesinados, secuestrados, violadas las mujeres o sometidas a redes de prostitución.

En el caso específico del asesinato del agente Marco Antonio L.M., ésta habría recibido amenazas por deportar a migrantes ilegales cubanos, desde Acayucan.

Volvió a participar en la expulsión de cubanos y lo mataron.

No se conocen más detalles.

Es un tema que las fiscalías local y federal deben investigar.

(4)

Del INM se hace cargo desde el quince de junio Francisco Garduño Yáñez.

En este momento la preocupación no apunta hacia la muerte de un agente migratorio en Acayucan, Veracruz y la versión de amenazas por haber deportado cubanos.

En los días que corren están pasando cientos de camionetas de policías federales, soldados y marinos hacia la frontera sur.

El objetivo: frenar la migración de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos.

La mayor parte de migrantes vienen de Honduras.

Al inicio del gobierno de AMLO se abrieron las puertas a todos.

Hoy, ante la amenaza de los aranceles la guardia nacional desplegará seis mil elementos a una frontera porosa, sobre todo por el lado de Tapachula, Chiapas.

Ahí atraviesa todo: personas, humanos convertidos en mercancía, mafias de uno al otro lado, droga, comercio…

(5)

En 36 días “coopelamos” en torno a un problema estructural e histórico, descuidado por décadas o nos darán ”cuello” arancelario.

No está de más recordar que el fondo de la presión de Donald Trump es su reelección presidencial, pero las cinco semanas que nos quedan son cinco semanas.

(6)

Marcos Miranda Cogco creó un personaje: Marmiko, una suerte de acrónimo a partir de su nombre.

Si el objetivo hubiese sido crear algo más cercano a un acrónimo estaríamos ante MAR –de Marcos- MI –de Miranda- y CO –de Cogco-.

Empero Miranda Cogco antepone la letra K en lugar de la C en la tercera sílaba y crea un sustantivo nuevo, no un acrónimo aunque suenen igual: MARMIKO y MARMICO.

Egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación, Marcos Miranda fue Rey del Carnaval de Veracruz en el año 2012 cuando se coronó a “MARMIKO 1ro”.

De entonces a la fecha su identidad pública es tal nombre, MARMIKO, que al mismo tiempo genera un personaje.

Me explico: en el periodismo es común el uso de dobles o triples o más identidades falsas que pretenden trasladar diversas formas de comunicación del periodista.

Utilizar pseudónimos es una forma de añadir a lo que digo con mi nombre, otros datos, nuevos puntos de vista, diferentes ángulos de la información que no entran totalmente en un solo género o técnica de trabajo profesional en manejo informativo.

MARMIKO es Marcos Miranda Cogco pero en su caso, por aparecer frente a un micrófono y una cámara digital no estamos ante un pseudónimo sino frente a un personaje.

Se autoidentifica como MARMIKO pero lo vemos a cuadro y sabemos su nombre real.

Bueno, a Marcos Miranda Cogco lo privaron de su libertad el pasado 12 de junio frente a su domicilio en Boca del Río, Veracruz.

De acuerdo a declaraciones del propio afectado, sus secuestradores le habrían dicho que lo secuestraron por chismoso.

Es decir, Miranda Cogco estaba pagando por lo que frente a la cámara, vía internet, lleva a cabo su personaje: MARMIKO.

El trabajo de Miranda Cogco –vía MARMIKO- ha resultado polémico durante años.

Al grado de poner en duda si lo que él realiza es –al margen de ejercer su pleno derecho a la libertad de expresión- periodismo o no.

Las agresiones verbales, insultos, infamias que MARMIKO ha convertido en modus vivendi es un tema sumamente conocido.

También lo son las amplias y profundas mieles del poder de que gozó durante los dos últimos sexenios en que el PRI mantuvo el poder en Veracruz.

Muy su asunto…y muy asunto de MARMIKO.

(7)

El tema que me mueve es el de su secuestro y los daños colaterales.

Ocurrió en medio de una coyuntura peligrosa para el periodismo nacional y el veracruzano en particular.

Hay reporteros y reporteras que arriesgan la vida día con día bajo la convicción –casi profesión de fe- de buscar información fidedigna, de hacerse de datos precisos sobre la realidad para llevarlos -vía técnicas profesionales- a escuchas, lectores, televidentes, cibernautas.

El panorama al que se enfrente el auténtico periodista es complejo, contradictorio, dialéctico.

Una de esas realidades políticamente mezquinas es protagonizada por el fiscal independiente Jorge Winckler y el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez.

Se atacan mutuamente día con día afectando la seguridad de los ciudadanos.

(8)

Me pregunto: ¿Alguna de esas dos partes; de esos grupos de poder, “secuestró” a Marcos Miranda Cogco para dar una lección a los periodistas convencidos de su quehacer?

¿Fue un mensaje para otros utilizando a MARMIKO?

¿Se le dijo “chismoso” a un individuo para que otros afanados en no serlo, se lleguen a sentir amenazados?

¿Fue MARMIKO parte de un teatro del que pudo ser, incluso, víctima, montado por alguien que de este modo se vengó de sus afrentas personales pero provocó –acaso buscándolo- un daño a terceros?

(9)

Hay quienes opinan que sí fue un teatro y MARMIKO participó de él.

No tengo elemento alguno para defender dicha hipótesis que me resulta grave y peligrosa.

Insisto en lo que sí creo: el horno no está para bollos de cara al verdadero periodismo y la perversidad del poder ha existido y existe desde múltiples rincones.

Crear personajes y ponerse a repartir agresiones a diestra y siniestra daña el ejercicio reporteril tanto como la privación ilegal de la libertad afecta a cualquiera, incluso a alguien con vocación carnavalesca…

Sobre este caso y la matanza del viernes santo en Minatitlán -19 de abril- urgen datos técnicos y creíbles de parte de Jorge Winckler.

De los intereses políticos del Fiscal ya estamos muy enterados; lo mismo de los errores políticos de sus adversarios.