PUBLICIDAD

*Rosita, Rossana, Linda, Rafa, Fernando, Guigui, Liliana

Por Noé Flores Cortés

PUBLICIDAD

Síguenos en www.nuevosol.com.mx

Hace unos días se cumplieron trece años de la partida de un hombre clave en el desarrollo del futbol profesional en Córdoba, cuya labor sigue dando resultados, pues las dos franquicias siguen ofreciendo oportunidades a todos los jóvenes de la región.

Me refiero a Fernando Pérez Campos, quien fuera el primer director del Instituto Veracruzano del Deporte y al mismo tiempo, de la Dirección General de Educación Física de la entidad, por lo que fue el máximo jefe del deporte de nuestro estado.

Promovió el voleibol y llevó a un cuadro cordobés a una gira por España y cuando le entró al futbol profesional adquirió dos franquicias, la primera Caballeros de Córdoba, que cumplió una excelente temporada, que pudo llegar más lejos.

El compromiso de Fernando Pérez Campos para con la ciudadanía de la zona centro del estado fue promover el futbol profesional durante CIEN AÑOS, es decir, le heredó ese compromiso a su familia y Rosita Montes, su esposa, sus hijos Rossana, Linda y Rafael al frente han cumplido cabalmente, llevan ya unos 30 años; sin dejar de mencionar a Gigi, Liliana y Fernando, que cuando se trata de cerrar filas, están unidos para echarle para adelante.

Ahora las franquicias se llaman Colegio Once México Córdoba y Fuertes de Fortín, por lo que tras un clásico entre los representantes de éstos dos municipios, la maestra Rosita Montes, fue atinada al señalar que Había ganado el futbol, pues ahora estaban en la cancha 22 jóvenes de la región buscando transcender, no sólo once.

Hace trece años, Fernando decidió ir a promover el deporte a las canchas celestiales y júrenlo que si allá existe la política, también está metido en ello, siempre con la pasión que le caracterizó.

Hoy Rafael sigue sus pasos, después de varios años, tomó las riendas del equipo, le respetó el nombre oficial registrado en la Tercera División, Colegio Once México, armó un buen cuerpo técnico, tienen médico, preparador físico y hasta psicólogo, además de un autobús propio para viajar, el cual comparten con los Fuertes de Fortín. Se están haciendo bien las cosas y aunque esto en el futbol no es garantía de campeonato, sí de éxito.

Rosita le escribió palabras surgidas del corazón, del alma, para decirle a su compañero de vida que lo extrañan, pero le pide que los siga cuidando como hasta ahora, desde donde esté y con ese mismo entusiasmo, enviamos un abrazo al cielo para Fernando Pérez Campos, buen profesor, buen líder, pero mejor amigo. QEPD.

PUBLICIDAD