PUBLICIDAD


*El último lanzamiento ante Tampa, fue todo
*Lo recibió el presidente de la república
*Encantado con Víctor González, gran aliado
*Valenzuela, una bendición para todos
*No es fácil la carrera en el beisbol
*Mi familia y mis coachs, determinantes
*Héroe de Dodgers y de todos los mexicanos

Julio Urias Acosta, se convirtió en el héroe de los Dodgers de Los Ángeles, luego de haber lanzado en el sexto juego de la Serie Mundial que le ganaron a las Rayas de Tampa, para acabar con una sequía de 32 años; el pitcher mexicano se convirtió en héroe del equipo angelino y de todos los mexicanos.
Dentro de los festejos del mayor logro del ídolo de Culiacán, fue el hecho de que lo recibió en palacio nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien inclusive lo comparó con otro grande del beisbol mexicano y de Dodgers, Fernando Valenzuela.
Julio Urias consideró que el ganar la serie mundial fue un sueño hecho realidad y que ese último lanzamiento ante Tampa lo fue todo, pues por su mente pasó toda su carrera, desde niño y sabía que tenía que ir con su recta, para conseguir el objetivo.
Convertido en la figura, el héroe del beisbol mexicano y de los Dodgers, Julio Urias aceptó en entrevista concedida a una televisora que apenas le está “cayendo el veinte”, de lo que se logró, pero que le queda claro que el mexicano cuando quiere algo, lo puede todo, es capaz de vencer cualquier obstáculo para lograrlo.
“Me siente muy contento de que nos haya recibido el presidente, me siento orgulloso de mi tierra y de México, esto es un sueño hecho realidad para mí y yo quería que México sintiera el apoyo de mi parte porque es lo que recibo de todos”.
¿Después de ganar la Serie Mundial, qué sigue, el nuevo contrato?
“Seguir trabajando, a seguir preparándome y mi representante ya está viendo lo del contrato; estoy feliz, esto es lo que soñé y en ese último lanzamiento piensas en todo, tu niñez, todo lo que has pasado y pues no pensaba estar ahí, en la Serie Mundial”.
Urías se dice bendecido porque no pensaba estar en ese juego, en ese momento, pues en el dogout había gente de mucha calidad, cerradores expertos, pero que le dieran a él la oportunidad fue agradable, por lo que sabía que tenía que cerrar con su mejor pitcheo, la recta.
“Debo agradecerle a mi papá, a los entrenadores de Estados Unidos y a mucha gente que me ha apoyado, tenemos a los mejores coachs, Dodgers es un gran equipo”.
¿Le da reconocimiento a Víctor González, que sacó el último out de la quinta y la sexta en orden?
“Estoy encantado con él, hemos jugado muchos años juntos, desde las menores, estoy feliz de que hayamos alcanzado este sueño juntos, ha sido importante en mi carrera, sin lugar a dudas; tremendo su trabajo”.
–Qué pasa por tu cabeza, podrían hacer una película sobre tu vida
“La carrera es de paciencia, no es fácil, con las limitaciones, la subida y bajada a la triple A, por ello, simplemente a la hora que estas lanzando, me concentro en hacer mi trabajo, sacar los outs, NUNCA DIGO QUE NO, siempre doy el 100 por ciento de mi”.
–Dale un mensaje a los peloteros, pero sobre todo a la gente que tiene algún problema de salud, pues eres el ejemplo de que sí se puede.
“Lo dije en 2015 y lo acabo de decir, Dios me dio un ojo malo, pero me dio la bendición de un buen brazo, nunca nos hemos rendido, el mexicano es luchón, trabajador, va para adelante, no tengo porque rajarme, siempre para adelante, todas son bendiciones”.
Tras señalar que en el futbol le va al América, Zague le regaló una playera autografiada y le preguntó que en ese largo camino por el que se tiene que pasar en una carrera así, llena de obstáculos, cuál había sido el más difícil para el pitcher mexicano, a lo que contestó:
“Todo, el idioma, las comidas, viajes muy largos en autobús, es muy sufrido, pero cuando quieres algo y esta bien puesto en tu mente, no hay forma que te detengas”.
¿En algún momento sentiste que claudicarías?
¿Qué significa Fernando Valenzuela para Julio Urias?
Fernando es una bendición para todos, una bendición poder estar cerca de él, un gran personaje, Fernando nos abrió las puertas a todos, hizo que el beisbol de Grandes Ligas volteara a México y nos abriera las puertas; estaré éste viernes con él, bendiciones para Valenzuela”.
Tras señalar que apenas se la está creyendo, Julio Urias, se dijo admirador de Oliver Pérez, dijo que es su ídolo; “Me tomé una foto con él cuando yo tenía 8 años llegó a Culiacán tras haber triunfado en Grandes Ligas y algún día me enfrenté a él y me tocó eliminarlo, lo cual se puede repetir, tomarme una foto con un chavito que años después jugará en Estados Unidos”.
A Julio Urias le acompañó el empresario Carlos Bremer, quien señaló que para él el pitcher mexicano es un héroe, a quien ha seguido muchos años; “Es un hombre que no pierde la calma, que no reclama injusticias como las que le habían hecho y que todo el equipo presionó para que él volvierra a actuar, es el héroe de todos los aficionados del beisbol del mundo; sus compañeros de Dodgers le agradecieron lo que hizo, acabó con la sequía de 32 años”.
Bremen remató diciendo que la magia por la que no podían ganar los Dodgers se acabó cuando le dieron la bola a Urias después de que se la habían quitado en juegos anteriores, “El mexicano es el héroe, el que nunca reclamó”.
Julio Urias ahora es el mejor, el héroe, el campeón a quien recibió en Palacio Nacional el presidente de la República, quien le explicó que no recibirá el Premio Nacional del Deporte este año, pues la fecha para seleccionarlo se vencía en septiembre, pero que el próximo 2021, seguro lo ganará.

PUBLICIDAD

Por Noé Flores Cortés
Síguenos en www.nuevosol.com.mx

PUBLICIDAD