PUBLICIDAD

Ex directivos de Pemex que fueron destituidos de sus cargos por haber sido sorprendidos en diversos amaños de la empresa de los mexicanos, continúan saqueando por medio de diversos contratos donde logran sacar jugosas cantidades.
Se trata de Miguel Gerardo Breceda Lapeyre, quien hasta hace algunas semanas fungía como Director General de Pemex Transformación Industrial; y la segunda la Ingeniero Alma Griselda Cervantes Padilla, quien fungía como Subdirectora Comercial; apoyándose desde «adentro» de sus subalternos, personajes como Alejandro Ramírez Chávez, Subgerente de Ventas de Polímeros al igual que Juan Carlos Quezada Morales y la ingeniera Rosina Ugarte Castañeda, quien se desempeñaba como Subgerente de Administración de Producción en Petroquímica Cangrejera.
Mediante un escrito exclusivo, petroleros hicieron llegar las anomalías donde las acciones o decisiones irracionales de los altos directivos de la misma han venido tomando, como lo es que desde el mes de mayo del año actual la distribución de los diferentes materiales que se producen en el área de polietileno en las plantas que se encuentran estratégicamente ubicadas en Coatzacoalcos al Complejo Petroquímico Cangrejera y al Complejo Petroquímico Morelos, los hacen llegar a sus clientes a través de las vetustas e inseguras instalaciones férreas con que cuenta nuestro país, caso concreto para el sureste del país, utilizando a Ferrosur, que es una Sociedad Mercantil y cuyos destinos son, del sureste al centro, bajío y norte del país.

PUBLICIDAD

El contrato amañado
Y es que existe un contrato celebrado desde el sexenio el presidente Enrique Peña Nieto, en donde el 1 de septiembre del 2015 Ferrosur es designado en licitación directa, para realizar el transporte de polietileno por 6 años a cambio de la escandalosa cifra de mil 729 millones 226 mil 730 pesos.
El contrato se vence a final del mes de julio, sin embargo si el contrato no llega a cancelarse, partir del día 1 de agosto seguirá vigente al renovarse de forma inmediata.
Es por ello la importancia que la función pública o el Órgano Interno de Control revisen con lupa este contrato para evitar que los recursos de todos los mexicanos se despilfarren en un servicio que ni los mismos clientes desean.
Aquí quien juega un papel clave es el recién nombrado ingeniero Manuel Chávez de la Parra, nuevo encargado de Pemex Transformación Industrial quien deberá demostrar que está en contra de los actos de corrupción de los ex directivos de los que tanto se quejaron los propios trabajadores petroleros y los clientes de Pemex. Preocupa a los clientes de Pemex, que dicho funcionario (de la Parra)a pocos días de su llegada pareciera que sus subalternos Juan Carlos Quezada y Alejandro Ramírez, ya le hicieron una lobotomía, ya que a dos semanas, su respuesta a sus clientes a sido: «todo se seguirá transportando por ferrocarril». Es lamentable que no se escuche y atienda al cliente, es decir, a quien compra dicho producto a Pemex.

Y es que vale destacar que los silos de polietileno con que cuenta la paraestatal se encuentran a reventar de dicho Polietileno en sus diferentes grados, se sabe también que durante décadas los clientes han decidido (por así convenirles tanto en lo económico, como en tiempo y logística) utilizar el transporte terrestre, utilizando Jaulas Graneleras, Cajas secas o Autotolvas invirtiendo millones de pesos en ello, ya que los parques vehiculares deben cumplir con estrictos estándares de seguridad exigidos por Pemex, con ello se han generado miles de empleos, indispensable en estos tiempos de contingencia.
A pesar de diversas solicitudes, reiterativos y encarecidas peticiones de los clientes de Pemex, los directivos de la misma están de oídos sordos y de ojos cerrados, y la cerrazón es lo que impera, insisten en utilizar ferrotolvas. Lo que lleva a pensar que existen intereses turbios.
Es sabido que en la zona de Coatzacoalcos, la competencia directa de Pemex Cangrejera y Morelos, en lo que respecta a los Polietilenos, lo es una empresa privada llamada Braskem Idesa, que si bien no produce en calidad similar cierto es que las decisiones tomadas en Pemex hay orillado a que muchos de sus clientes opten por adquirirle Polietilenos a la empresa privada.

Vale recordar que hace un par de semanas también fue noticia en algunos rotativos de circulación estatal en Veracruz, que existen quejas y demandas por parte de trabajadores de Pemex Cangrejera, quienes alzaron la voz para denunciar que el Ingeniero Rogelio Zavala del Ángel y la Ingeniera Rosina Ugarte Castañeda.
Estos personajes fueron señalados por tener un contrato nuevamente con Ferrosur por 25 mil pesos diarios a cambio de que la empresa ferrocarrilera les provea una locomotora.
Actualmente estos personajes han gastado más de 3 millones de pesos en estos servicios pese a que Pemex tienecon una locomotora, la cual está arrumbada en los patios de maniobras del complejo cangrejera y cuya reparación apenas se llevaría un millón de pesos.

PUBLICIDAD