El Hospital General de Zona (HGZ) No. 36, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Coatzacoalcos, registró su primer parto de una madre con COVID-19, quien tuvo un varón de 38 semanas de gestación, que pesó dos kilos 730 gramos y midió 47 centímetros. Ambos egresaron con buena condición de salud.

El pasado 13 de junio, la mujer de 31 años de edad llegó al hospital con un cuadro de neumonía por probable COVID-19, el cual fue confirmado posteriormente, por lo que los médicos decidieron adelantar el parto para evitar riesgos al producto, y porque ya tenía la edad gestacional necesaria para nacer sin inconvenientes.

La coordinadora de Pediatría del HGZ No. 36, Leticia Mayo Noriega, explicó que un grupo multidisciplinario de especialistas atendió la cesárea, a fin de garantizar que el binomio madre-hijo estuviera bien.

Por protocolo, el recién nacido estuvo en vigilancia hospitalaria durante 72 horas, donde no mostró sintomatología, por lo que el 17 de junio fue entregado a su padre, bajo estrictas medidas de seguridad.

El padre del bebé agradeció al personal médico la atención que el personal del IMSS tuvo desde que llegó su esposa, y por hacer todo lo posible para que su bebé esté hoy en sus brazos.

“Expreso mi agradecimiento al personal médico, de enfermería y trabajo social; desde que mi esposa ingresó a la unidad han estado al pendiente, siempre informando el estado de salud de los dos, dieron todo lo necesario para que mi hijo saliera bien, y gracias a Dios ya me lo llevo a casa”, expresó.

Aun cuando el bebé se encuentre en casa, el IMSS vigilará su estado de salud, además de recomendarles medidas de seguridad a sus familiares, como confinamiento, y estricta higiene para él y su cuidador principal.

La madre recibió un tratamiento basado en antibióticos, anticoagulantes, antirretrovirales, antiácidos, antihipertesivos y vitamina c; y gracias a la evolución satisfactoria de su estado de salud, fue dada de alta el 18 de junio y se fue a su domicilio donde se recupera del COVID-19 bajo las medidas de seguridad e higiene necesarias; hasta que la prueba a dicha enfermedad dé negativo, podrá estar con su bebé.

Mayo Noriega dio recomendaciones generales para los niños de cero a un año de edad: vigilar sus condiciones generales, extremar higiene tanto del niño como de las personas que lo rodean, continuar en confinamiento, usar cubrebocas no está recomendado para esta edad, así como tener cartilla de vacunación al día.

“Los niños no deben de salir de casa, sólo en casos muy necesario, evitar siempre las aglomeraciones o lugares muy concurridos, lavarse las manos con frecuencia, los papás deberán estar al pendiente de que no se lleven las manos o juguetes a la boca sin estar lavados, tocarse los ojos y nariz”, explicó.

Por último, la especialista en la salud de los niños aconsejó a los papás no bajar la guardia con los niños, pues ellos también son vulnerables al COVID-19, algunos casos llegan a ser graves. Ante cualquier sintomatología, como fiebre, tos, diarrea, aparición de manchitas rojas en piel, deberán ser atendidos en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) o bien en el hospital más cercano.