Coatzacoalcos (AFP).- Autoridades mexicanas brindaron ayuda humanitaria a un grupo de 65 migrantes hindúes que fueron abandonados por traficantes de personas en el violento estado de Veracruz (este), en la misma región donde fueron asegurados 146 centroamericanos.

Los extranjeros fueron localizados en condiciones de deshidratación y algunos con varias horas sin alimento en una carretera de Coatzacoalcos, una de las ciudades más peligrosas de México y con alto índice de secuestro de migrantes.

Una fuente de la Policía Federal dijo a la AFP bajo anonimato que fueron personas locales quienes dieron el “aviso sobre la presencia de personas que no hablaban el idioma y pedían auxilio”.

Los viajeros en su mayoría eran hombres que “solo estaban hablando en inglés y muchos hacían señas solicitando auxilio pues el pollero los había abandonado”.

Un informe policial al que se tuvo acceso, dice que el rescate se realizó a unos 900 kilómetros de la CDMX, y que los extranjeros “fueron canalizados al Instituto Nacional de Migración para su aseguramiento”.

El reporte expresa que la PF y otras autoridades brindaron “alimento y agua a las personas extranjeras pues tenían mucho tiempo sin comer ni beber”.

Apenas el pasado ocho julio, en la misma zona, la policía arrestó a dos polleros que trasladaban en condiciones de hacinamiento a 146 centroamericanos.

Desde octubre del año pasado, los flujos migratorios que cruzan territorio mexicano para entrar ilegalmente a Estados Unidos han experimentado una escalada que ha tensado las relaciones entre Washington y México.

En junio, Washington amenazó con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no frenaba el paso de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

En respuesta, México desplegó a unos 21.000 soldados, 6.000 en su frontera sur -por donde acceden la gran mayoría de indocumentados- y unos 15.000 en el norte, donde comparte 3.200 km de frontera con Estados Unidos.