*Estén pendientes de la vuelta

Por Noé Flores Cortés

No hay actividad de lucha libre en la zona, la empresa de mayor tradición en la zona centro del estado, la de los Acosta, también se unió al sentir del mundo y haciendo eco de las disposiciones de la Secretaría de Salud, suspendió toda la actividad.
“Primero esta la salud de todos, por lo que no tendremos funciones de lucha libre por el momento, pero le pedimos a nuestra gran afición, que esté pendiente de la información pues estaremos listos para volver”.
Ringo Acosta es el encargado de seguir la tradición y en los últimos años organiza las funciones semana a semana de la lucha libre en Córdoba; todavía recordamos aquellas funciones con lo mejor del pancracio mexicano en el Centro Deportivo Cordobés.
En ese escenario, fue Apolo Acosta el hombre encargado de organizar las funciones de lucha libre y que nos permitió ver en acción a los mejores luchadores de México, como Blue Demón, Mil Máscaras, El Santo, Tinieblas, Kanet y en general todos los buenos pisaron lona en nuestra ciudad.
La leyenda de los Acosta se remonta al más grande, Marinero Acosta, el mayor de la dinastía y quien pisó las mejores arenas del país y alternó también con lo mejor del pancracio de nuestro México; capaz de llenar los escenarios donde se paraba; en lo particular lo constaté en Tehuacán, cuando fui fundador del añorado El Sol de esa ciudad.
Se presentó una noche Marinero Acosta y todo mundo me decía que si iba a ir a ver a Marinero; no a la lucha libre, sino a ver a Marinero y yo acostumbrado a verlo en Córdoba, pues dije un sí, normal, pero cuando llegué a la Arena, no cabía un alma y el grito de toda la gente para aclamar al cordobés, me dejó impresionado. La verdad, la gente le quería.
Siguiendo los pasos de Marinero Acosta, surgieron Apolo y Duende Acosta, dos grandes que mostraron su calidad en todos los cuadriláteros, pero no alcanzaron la grandeza del hermano mayor, a quien le siguen recordando con cariño.
Surgió el menor de la dinastía, Ringo Acosta, el cual estuvo a nada de ser campeón en su propia tierra; también ha recorrido lona, se ha retirado dos veces, pero vuelve, pues extraña el aplauso y la gente le quiere.
Sin embargo, es hora de parar un poco las acrobacias, los lances, las llaves y todo el ambiente que enmarca la lucha libre, pero habrá que estar al pendiente, para cuando llegue la hora de volver.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.