PUBLICIDAD



Observatorio Laboral de las Altas Montañas

«Inicia el año trabajando como cajero multifuncional», se lee en redes sociales en los grupos de búsqueda de empleos. En el anuncio se oferta todas las prestaciones de ley mínimas y una oportunidad de desarrollo laboral; al final resalta una advertencia: «No reingresos».

Entre las actividades a realizar se indican: recibo y acomodo de mercancías; etiquetado; inventarios; servicio al cliente; labor de venta; conocimiento del producto y funciones del cajero, como el cobro de mercancías en diferentes modalidades de cobro de servicios, etcétera, es decir, el perfil de la polivalencia laboral.

Después de estar poco más de cinco meses trabajando en una de las tiendas de Comercializadora Rápido, S.A. de C.V. en el centro de Veracruz, «Ramón», quien apenas tiene 23 años, precisó algunos aspectos de la precarización bajo la que se desenvolvió.

«Nosotros tratamos de hacer bien el trabajo a mí me cayó un billete falso y por más que lo cheque pues para mí era normal y solo te avisan por medio de Skype que tuviste un billete falso. No te devuelven el billete y te descuentan el monto».

Pagar por cada error.

El disciplinamiento patronal se realiza mediante descuentos directos a la nómina del trabajador de cantidades de 500 a 600 pesos a la semana, esto posterior a cada inventario en donde siempre resultan faltantes de productos. Para Ramón eso significa una rutina desalentadora por tener que desembolsar de su mismo sueldo, «los inventarios son por mes, se junta todo lo que pasó en ese periodo y el faltante se reparten entre todos y se descuenta bastante».

Uno de los «retos de venta» que deben de cumplir son la comercialización de alimentos perecederos en vitrina, entre los que deben apresurar a vender pambazos, de lo contrario, al echarse a perder, los costos de este alimento son cargados al trabajador.

«Los pambazos que nos traen, se llaman Mix Lunch, hay veces que no se venden y eso no se puede devolver, y afuera o lo consumes y lo pagas o lo pagas en el inventario, que claro que todo se va al doble».

Cada mes hay que contabilizar todo el producto en las secciones de cigarros, bebidas, frituras, cerveza y demás. La habilidad de «manejo de inventarios» no sólo es la virtud, sino también su castigo.

Multifuncional y «te afletas».

Cobrar, acomodar, rellenar, limpiar, ademas de realizar las actividades de cajero de registrar los pagos de servicios como agua, luz, cable y telefonía, muchas veces hacer los pagos de tarjeta.

«…cuando llega cerveza te la afletas. La verdad si hay cosas que están fuera de nuestro entendimiento y andamos preguntando al que más tiempo tiene».

Cada actividad le exige esmero desdibujando los límites de ser cajero, intendente, afanador, gestor de tareas administrativas, entre otras actividades, y que tiene que implementar en cualquier turno, ya que regularmente cubría una semana en la tarde, una en la mañana y otra semana en la noche, este último exige mayor esfuerzo.

Este mecanismo de desgaste hace que algunos sólo duren algunos meses en el puesto, «es muy cansado, yo tengo 23 años y es agotador los turnos de noches». Y aunque la mayoría son jóvenes, son los adultos que prefieren salirse en cuestión de meses ya que el turno nocturno demanda más energía de la que disponen.

Sumado a esto, el miedo es permanente por los asaltos de los que son objeto las tiendas de conveniencia, en la que el trabajador, en todo momento también puede ser el culpable o en su defecto, la seguridad está a cargo de él mismo.

«Primero se le habla al líder de tienda , después se le habla al supervisor dependiendo lo que el diga eso se va hacer. Constantemente pasa eso pues no tenemos seguridad, algunos 7/24 tienen guardia pero se descuenta a los empleados de esa sucursal».

PUBLICIDAD