Publicidad
Carnitas en Córdoba
Carnes finas en Paso del Macho
Taquería en Córdoba

Si constantemente recibes llamadas de las instituciones financieras, puedes reportarlas y detenerlas mediante la página de la Condusef.

El Financiero

¿Estás cansado de las tediosas llamadas de los bancos y no sabes cómo deshacerte de tu tarjeta? No te preocupes, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), te recomienda los siguientes pasos en caso de que tu banco te de mil pretextos para no cancelar.

  • Tu tarjeta debe estar en ceros totales. Para llevar a cabo la cancelación, primero debes verificar que no exista ningún movimiento a favor o cargo en contra, para ello imprime tu historial de movimientos y verifica cada uno de los cargos por pagar.
  • Procura dar de baja las domiciliaciones. Aunque la mayoría se cancelarán junto con tu tarjeta, es conveniente que notifiques a los medios de pago asociados, ya que, mientras existan cobros pendientes, tu cuenta bancaria no podrá darse de baja.
  • Comunica a tu institución financiera la decisión de cancelar tu tarjeta. Lo puedes hacer por teléfono o por escrito en cualquier sucursal. Lee detenidamente las condiciones de cancelación y ten presente que si abriste la cuenta con otra persona, ambos tienen que dar el consentimiento y su firma para cancelar. La institución está obligada a proporcionarte un acuse de recibo, clave de confirmación o número de folio.
  • Te pedirán pedirán tu tarjeta además de llenar un formulario. Aunque no todos los bancos lo hacen, algunos sí solicitan tu tarjeta, pero si no cuentas con esta, no te preocupes, solo deberás manifestar por escrito que fue destruida o que no la tienes.
  • El trámite es totalmente gratuito. ¡Ojo aquí! El banco no puede penalizarte o cobrarte alguna comisión por la cancelación, es un trámite gratuito.
  • Notifica a las Sociedades de Información Crediticia (Buró y Círculo de Crédito), que la cuenta ha sido cerrada sin adeudo o pedir un reporte de crédito especial con dichas sociedades para que verifiques que ya no se reporta deuda alguna.

Por tu seguridad es recomendable dar de baja las tarjetas que no utilizas, aunque estén en ceros, ya que algunos bancos te cobran comisiones si no tienes un saldo mínimo.

¿Cómo detener las llamadas de los bancos?

Si constantemente recibes llamadas de las instituciones financieras generalmente son por dos motivos: el primero puede ser por cuestiones publicitarias, es decir, para ofrecerte productos o servicios financieros, o bien, por cobranza, para solicitar el pago de algún adeudo.

Este tipo de llamadas resultan molestas para los usuarios ya que pueden ser muy insistentes, en horarios poco adecuados o incluso con amenazas y ofensas.

Es por ello que la Condusef cuenta con el Registro Público de Usuarios (REUS) para evitar recibir publicidad y con el REDECO, para denunciar malos tratos de los despachos de cobranza.

¿Cómo funciona? El REDECO es un sistema electrónico por medio del cual puedes conocer la información de los despachos de cobranza en los cuales las entidades financieras se apoyan para realizar su gestión del cobro.

A través de este sistema puedes presentar tu queja en contra de aquellos despachos de cobranza que incumplan con las reglas que regulan su actuación. En estos casos, la Condusef sancionará a las instituciones financieras que los tienen contratados para realizar su gestión.

Para esto, sólo debes ingresar a la página www.condusef.gob.mx y dar click en el logo que dice REDECO, ahí se desplegará la información respectiva del esquema.

Deberás llenar un formulario en donde incorporará datos de la queja como: sector financiero, entidad financiera, tipo de producto, por quién fue realizada la cobranza, medio por el que se realizó la cobranza, razón por la cual se está quejando, entre otros aspectos.

Los despachos de cobranza deben acatar ciertas disposiciones que regulan su conducta:

  • Identificarse plenamente
  • Dirigirse al deudor de manera respetuosa
  • Comunicarse o presentarse sólo entre las 7 de la mañana y hasta las 22 horas
  • No utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas
  • No amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda
  • No realizar gestiones de cobro a terceros
  • No enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales
  • No recibir por cualquier medio y de manera directa el pago del adeudo