Publicidad
Carnitas en Córdoba
Carnes finas en Paso del Macho
Taquería en Córdoba

*Convivencia de beisbol en Beisborama

Por Noé Flores Cortés
Síguenos en www.nuevosol.com.mx

Todo un éxito resultó el juego de vuelta entre los Cardenales de la Sierra y Budi Dent celebrado en la catedral del beisbol en Córdoba, el estadio Beisborama, donde se reunió un buen número de aficionados para disfrutar del beisbol.

El objetivo se cumplió, una gran convivencia familiar entre los beisbolistas de los dos equipos y sus familiares los cuales al final del cotejo disfrutaron de una rica discada ofrecida por la familia Bustos Díaz, acompañada de ricos frijoles charros y bebidas refrescantes.

La pizarra es lo de menos, pues la finalidad es la convivencia deportiva entre las dos novenas Cardenales de la Sierra y Budi Dent, duelo de vuelta, pues hace unos meses el juego se llevó a cabo en la sierra y allá se disfrutó también en grande de una rica comida al final del juego.

El duelo beisbolero fue a siete entradas, donde hubo buenas atrapadas, excelentes jugadas beisboleras y un gran ambiente con la presencia de Boby Coyote, que ofreció su último show, pues en breve partirá de regreso a Nuevo Laredo, para enrolarse a la actividad de los Tecolotes de los Dos Laredos de la Liga Mexicana.

El final del juego fue el que provocó un poco de confusión, pues “Clavito” Palafox llegó barrido a Jon cuando la bola se le pasó al catcher, por lo que los aficionados aplaudieron que el corredor haya anotado, sin embargo, inmediatamente se decretó el final del juego y hubo protestas al ampayer y en la tribuna, la gente se preguntaba que había sucedido, pues la gente de Budi Dent empezó a guardar los bates sin protestar.

Después se supo que el bateador en turno “Títere” Flores había sido ponchado para el tercer out y entonces la carrera de “Clavito” Palafox ya no servía para nada, pero como el ampayer se quedó en Jon atento a la barrida y el mismo catcher de Cardenales de la Sierra tiró a tercera, pues tampoco se había percatado del ponche… Hubo confusión y protestas, pero después vino la comida y todo mundo se olvidó de ese incidente, lamentable sí, pero sin consecuencias.