PUBLICIDAD

Por Noé Flores Cortés
Síguenos en www.nuevosol.com.mx

Los días de beisbol en Yanga son diferentes a cualquier sábado, día de fiesta deportiva, de pasarela, de vendimia, de amistad, de felicidad, de sufrimiento y de reactivar la economía de la zona. Sí, eso y más es Cañeros de Yanga, equipo que se ganó a pulso la identificación con los aficionados de la zona.
Más allá del resultado del juego, la gente se divierte en la tribuna, las chelas no fallan, cualquier cantidad de ellas se consumen con el intenso calor, los comentarios en la tribuna no paran, pues habrá que recordar que existe un potencial manager en cada aficionado, pero también tenemos que recordar el HUBIERA, no existe.
La afición de Yanga, es buena, sabe de beisbol y aplaude la buena jugada de un lado y de otro, sin embargo, lo mejor es que con Cañeros en el terreno de juego, hubo un reencuentro con los aficionados.
Es decir, se logró el objetivo inicial cuando nació Cañeros de Yanga, bajo la tutela de Ángel Gómez Tapia, primero en la Liga Cordobesa, donde se marcó un precedente con el primer e inolvidable Juego de Estrellas y después en la Liga Veracruzana donde se metió hasta el playoff final; donde se debe mencionar el trabajo de Emilio Servín de la mano de Ricardo Soriano, que conocen bien el fondo de la olla.
Pasarela, sí, pues estamos en época de elecciones a la vista y muchos suspirantes, otros aspirantes, otros más ya candidatos y otros tratando de “acercarse” a ellos o buscando que su “gallo” no se quede atrás, van y vienen en la tribuna, saludan, se abrazan y disfrutan el beisbol.
El tema en ese sentido es que quien llegue, ojalá le guste el beisbol y apoye, pero no sólo el beisbol, sino todos los deportes; que se recuperen las instalaciones que se dejaron caer y todavía más, que hagan otras más.
Vendimia y economía a todo lo que da… Durante el juego se vende de todo, tortas, cacahuates, cheves, refrescos, pambazos, volovanes, semillas y lo que usted quiera, sin faltar la rifa de barajas, con varios vendedores, con lo cual se reactiva la economía de la zona, pues todos ganan, incluyendo la venta de comida.
En lo deportivo, más allá del resultado, el cual todos quisiéramos que Yanga gane y logre el título, lo muy extraordinario es que en el roster del equipo, vemos muchos chamacos, sangre joven de la zona que tiene calidad para crecer en este medio y llegar lejos, lo cual habla bien del trabajo que vienen realizando los instructores en la zona.
Ricardo Soriano desde la UTCV y en general en la zona, busca talentos y su cuerpo técnico con Jesús, Guzmán y Gatica entregaron ya buenas cuentas, los chavos sacaron la casta y mostraron el amor por los colores de los Cañeros de Yanga y eso se agradece.
Después de todo esto, un sábado de beisbol en Yanga es diferente, se invita a peloteros que pusieron en alto el nombre del primer pueblo libre de América a nivel profesional y bueno, ya hubo ganancia, pues se acondicionó un palco para autoridades y sobre todo, para invitados especiales… la pregunta es ¿Ahí pagaron boleto? ¿Les dejaron entrar con su hielera?… Gracias beisbol, ojalá nunca te acabes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD