PUBLICIDAD
  • Señalan familiares afuera del penal de La Toma

Amatlán, Ver – El martes 30 ingresaron hombres enmascarados al estudio de tatuajes en Orizaba ubicado en la calle Francisco I. Madero de Orizaba, en el lugar sometieron y golpearon a los jóvenes detenidos y a un adulto que llegó a dejar comida, de esta manera se llevó a cabo la privación de libertad de al menos seis personas de las ocho que hoy están detenidas acusadas de por lo menos dos delitos.

Sus familiares llegaron desde antes de las 10:00 horas del viernes y esperaron afuera de la sala de juicios orales ubicada a un costado del penal de La Toma en el muncipio de Amatlán, mencionan que les comentaron sus seres queridos hoy detenidos, que en un inicio se encontraba Adriana Isabel, de 22 años, haciéndose un tatuaje en el estudio de Madero Norte, en Orizaba, cuando tocaron a la puerta y el tatuador, José Rogelio, de 35 años, se asomó pero no vio a nadie.

PUBLICIDAD

Minutos después volvieron a tocar y entonces José Rogelio salió. Al regresar ya venía sometido por sujetos que iban cubiertos de la cara, los sujetos se fueron sobre Adriana Isabel fue tirada al piso, golpeada y jalada de los cabellos.

En ese momento subieron tres chicos: Moisés, de 17 años; Raúl, de 19, y una chica de nombre Itzel. Ellos también fueron sometidos. Raúl había agendado una cita con el tatuador y le pidió a su hermano que lo acompañara.

Llegó también Gonzalo quien tiene 64 años, él sólo llegó a entregar comida al establecimiento. Pero al igual fue sometido como los demás. Todos fueron privados de su libertad.

Aseguran familiares que hay evidencia de todo esto, tienen vídeos y testimonios.

Por la tarde del martes 30 empezó el viacrucis de los familiares, entre ellos no se conocían como tampoco entre los jóvenes.

Los familiares caminaron por separado, peregrinaron en las fiscalías, en las dependencias, en ninguna recibieron información de sus seres queridos, por esta razón apoyados por el Colectivo de Familiares de Desaparecidos aceptaron que se emitieran las fichas de su desaparición las cuales fueron difundidas en redes sociales.

Al día siguiente se enteraron que estaban vivos, pero detenidos sin saber siquiera por qué delito.

Ahora saben que es por ultrajes a la autoridad y exigen la libertad de los siete que permanecen detenidos y que se ratifique su inocencia, el menor de edad fue liberado debido a un amparo.

El viernes los familiares estuviro afuera de La Toma esperando la libertad de sus seres queridos para que termine esta pesadilla.

PUBLICIDAD