PUBLICIDAD

Alejandro Alegría / La Jornada

Ciudad de México.- El Banco de México (BdeM) no generó en el ejercicio de 2020 remanentes o utilidades derivado de las fluctuaciones del tipo cambiario, por lo que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no recibirá recursos adicionales.

PUBLICIDAD

El banco central mexicano informó este viernes que los estados financieros del año pasado presentan un resultado 165 mil 017 millones de pesos, de los cuales se asignaron 121 mil 775 millones de pesos a la amortización de pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores.

La Junta de Gobierno del BdeM destinó 43 mil 242 millones de pesos restantes a incrementar las reservas de capital, con lo que al 31 de diciembre de 2020 las reservas ascendieron a 43 mil 750 millones de pesos.

Destacó que derivado de las aplicaciones hechas por el banco central, “no fue posible asignar recursos a la reserva de revaluación de activos, ni resultó un remanente de operación”.

Lo anterior significa que el gobierno federal no recibirá remanentes como lo expresó en diferentes ocasiones el presidente López Obrador para fortalecer las finanzas públicas.

“Por derecho nos corresponde, por ley nos corresponde y ese dinero nos va a ayudar a fortalecer. Ese dinero no se puede utilizar para cualquier cosa. Tiene que ser para pago de deuda pero nos ayuda mucho para amortizarla y le corresponde a Hacienda”, dijo el mandatario el pasado 18 de febrero.

Sin embargo, el pasado 13 de abril Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, señaló que las posibilidades de que la actual administración recibiera remanentes por parte del BdeM eran menos, debido a la apreciación de la moneda mexicana.

El banco central explicó que no se lograron utilidades debido a “importantes fluctuaciones del tipo de cambio en 2020”, mismas que “ocasionaron variaciones relevantes en los resultados y en las reservas de capital que se reportaron mensualmente a lo largo del año como parte del capital contable del BdeM”.

Abundó que las reservas de capital alcanzaron su máximo nivel del año en los estados correspondientes al 30 de abril, pues el tipo de cambio se ubicó en 23.93 pesos. Sin embargo, al cierre del año el tipo de cambio “registró una apreciación significativa en relación con los niveles máximos”, por lo que el tipo de cambio se ubicó en 19.90.

Lo anterior significa que las utilidades que genera el BdeM se generan por las operaciones que realiza la institución en el mercado cambiario, por lo que cuando hay una depreciación se generan remanentes y cuando existe una apreciación del peso, no hay utilidades.

Analistas de Grupo Monex señalaron que hasta el mes de febrero, los ingresos presupuestarios del país acumulaban una caída anual de 4.3 por ciento, por lo que el anuncio del banco central mexicano se suma a las presiones de finanzas públicas en el presente año.

PUBLICIDAD