PUBLICIDAD

Regresar a las clases presenciales en las próximas semanas es una acción irresponsable y peligrosa, y pone en riesgo a maestros, estudiantes y padres de familia, así lo manifestó Ramón Domínguez Polo, secretario general del Sindicato Magisterial Veracruzano (SMV), el dirigente magisterial pidió al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y al secretario de Educación de Veracruz (SEV), Zenyazen Roberto García Escobar, reconsiderar esa decisión y coordinar que la estrategia de limpieza y desinfectación de los planteles educativos del estado se haga en todos los municipios y, principalmente, en las comunidades rurales.

En éstas últimas, dijo, hay decenas de escuelas de los niveles de preescolar, primaria, secundaria y de bachillerato que han estado, literalmente, abandonadas durante esta pandemia, es necesario levantar la voz y pedirle, respetuosamente, al Ejecutivo del Estado y al titular de la SEV, que frenen su intención de regresar a las aulas en los próximos días o semanas y que, a cambio, se dignifiquen las condiciones para los docentes y el personal administrativo, principalmente para quienes están asentados en las regiones de Altotonga, Misantla, Zontecomatlan y Chicontepec, entre otros.

PUBLICIDAD

El líder magisterial señaló, que el hecho de haberse difundido imágenes en donde padres de familia se encuentran limpiando las instalaciones de la Escuela Primaria Enrique C. Rébsamen de esta ciudad de Xalapa, no es razón suficiente para ordenar la reapertura de las escuelas del estado, la mayor cantidad de maestros trabaja en las zonas rurales de Veracruz y no en los centros educativos que están asentados en las ciudades.

La situación de esos planteles no se refleja, bajo ninguna circunstancia, en la imagen difundida de la escuela citada, con la que las autoridades pretenden influir en la sociedad haciéndoles creer que todo está bien, mencionó también que no debe olvidarse, que en las escuelas rurales las condiciones en nada se parecen a ese centro escolar capitalino, allá los maestros y los alumnos no tienen agua, algunos planteles no tienen energía eléctrica, los patios de los planteles están repletos de maleza y las tareas de limpieza y desinfectación las tendrán que realizar los padres de familia junto con los estudiantes y los maestros, por ello, lo prudente y lo sensato, sería considerar el regreso a clases hasta el mes de agosto, por lo menos.

Finalmente, demandó que, adicionalmente a esas tareas de limpieza, es obligado que los estudiantes y sus padres sean vacunados, porque de poco servirá tener escuelas limpias y desinfectadas, si los alumnos y sus familias carecen de la inmunización.

PUBLICIDAD