***Apareció en Córdoba este sábado


Por Hugo Morales Alejo -La Nigua
Córdoba, Ver.- Esta noche de viernes en la sierra de Atoyac se congregan cientos de personas para festejar que el joven Francisco R. de la parte alta de la Sierra fue liberado por sus captores y está en custodia de la Unidad Especializada en Combate a Secuestros (UECS), dependiente de la Fiscalía General del Estado.

Francisco fue secuestrado desde hace 8 días, en la zona de San José Tenejapa, del lado de Tepatlaxco, que colinda con La Charca del lado de Atoyac, sus captores pidieron una fuerte suma por su liberación, misma que se pagó en tres días, pero no lo regresaban por lo que la gente se organizó para peinar la sierra este viernes, llegando a terrenos de Ixhuatlán del Café, Paso del Macho, Tepatlaxco, Córdoba, Atoyac y Amatlán, apoyados más tarde por la Fuerza Civil y Seguridad Pública.

Luego de haber guardado silencio ante los medios de comunicación y pedir no se publicara nada para no afectar a la víctima, la gente ya cansada, bajó hasta la Fiscalía Regional en Córdoba, la que tomó simbólicamente para exigir su intervención, sin embargo la Fiscalía reviró que no habían puesto denuncia pues no habían aceptado ayuda policíaca.

Todo parecía perdido, cuando alrededor de las 5 de la tarde de este sábado, el joven llamó al teléfono de emergencias 911 para indicar que era la persona que buscaban y que si podían apoyarlo, que estaba en una tienda departamental de avenida 11, calle 7, a unas cuadras de la Fiscalía. Las personas que esperaban el autobús a Orizaba en ese lugar, refieren que se veía muy fatigado y desorientado psicológicamente y le prestaron un teléfono para hacer la llamada al 911.

De inmediato la UECS acudió por él y de ahí, el hermetismo policíaco impidió saber más, porque los asuntos de este tipo son muy delicados y no se ventila nada a la prensa.

La sierra mencionada de Atoyac, cubre esos municipios y tiene caminos que ni en los mapas aparecen, llegan fácilmente a la parte alta de Córdoba, El Bajío, Calería, El Gallego, a Ixhuatlán, Tepatlaxco, Atoyac, Amatlán y Paso del Macho y esas rutas han sido usadas últimamente por la delincuencia que ha interrumpido la tranquilidad de sus habitantes trabajadores.