PUBLICIDAD

Tomado de La Historia Secreta de Córdoba.

Autoría: José Manuel Rodríguez Cid

PUBLICIDAD

Córdoba,Ver.- Un martes 13 de octubre de 1992. Un día terrorífico en Córdoba.

Si hay algo que arruina la justicia en este país, es que los delitos cometidos queden en la impunidad y así ha quedado este multihomicidio, el sistema judicial hace todo lo posible por desalentar las denuncias de la sociedad, carpetas de investigación paradas por meses o por años, pruebas que nunca se verifican y presuntos delincuentes que se aprovechan de estas ineficiencias para gozar de una libertad que por corrupción u omisión, los Fiscales actuales o jueces de tipo penal hacen de las suyas.

Esta triste historia sucedió en #CórdobaMexico, y para variar fue perpetrado por un taxista, de los que actualmente seducen mujeres y las filman en videos sexuales y las chantajean por favores o situaciones económicas. Mujeres Cordobesas deben estar muy pendientes de con quien piden un servicio ruletero.

Tolentino Rosas Romero es el presunto delincuente de este sanguinario homicidio pues fueron 5 velorios, 5 sepelios y 7 muertes.

Se sabe que su pareja sentimental Flora Luz Duran Moreno sufría violencia familiar por Tolentino. Todo comenzó porque tenía celos constantemente, empezó por ofenderla verbalmente poniéndole apodos de manera despectiva a ella y a sus hijos, a chantajearla con no dejarla salir a visitar a sus familiares incluso le prohibía la visita de sus amigos y conocidos, hasta de los vecinos se molestaba.

No la dejaba trabajar porque le decía que debía estar en su casa lavando los trastes y la ropa. Él llegaba borracho cada fin de semana privando a su familia de mejor oportunidad de vida.

Ella lo encaraba porque llegaba al amanecer después de días de festín y él empezaba a maltratarla con empujones y golpearla delante de los niños que lloraban y gritaban al ver estas escenas, rompía vasos y platos para intimidarlos, los encerraba en su cuarto y siempre les decía que se la iban a pagar muy caro.

Flora y sus pequeños hijos vivían un infierno en carne propia, ella trabajaba en lo que podía a escondidas, ya que nunca les alcanzaba para medio comer, Tolentino llegaba siempre embriagado y la golpeaba.

El día viernes 9 de octubre de 1992, Tolentino como era su costumbre llego borracho y atacó la casa a pedradas, rompiendo los cristales de la puerta principal y golpeo a Flora, fue detenido esa misma noche y llevado a los separos del palacio municipal.

Esa noche, ella misma fue por Tolentino, retiro los cargos y sintió que a partir de esa detención había sido un escarmiento y que ya nunca volverían a discutir y agredirse continuamente.

Ella creyó nuevamente en sus promesas, ya que llorando el acordó con ella que nunca volvería a suceder. Tenía esperanza de que su frustrado matrimonio no se fuera a la borda y no ser burla de sus vecinos y familiares por esta situación.

La violencia ceso unos días, pero en la madrugada del día 13 de octubre, Tolentino Rosas discutió nuevamente con Flora Luz y en su enferma cabeza decidió llenar con gasolina el cuarto donde vivían su mujer y sus hijos, y les prendió fuego.

En este lugar fallecieron incinerados Julia y un bebé hijo de Flora y Tolentino.

Fueron trasladados a la Cruz Roja, Flora Luz y sus hijos y los hijos de Julia y estaban con tercer grado de quemaduras.

Flora Luz como pudo, hablo con sus familiares y en su desesperación por no saber qué había pasado, solo pedía que, si ella moría, alguien cuidara a sus hijos.

Ya para el día 14 también murió una hija de Julia, al día 15 otra hija más, luego murió Monserrat la hija de Flora y el sábado por la tarde falleció Flora. Solo un niño de nombre Armando había estado en coma, de repente despertó gritando por su mamá, pero volvía a recostarse y termino también su vida.

Fueron entonces 5 velorios, 5 sepelios y 7 muertes.

Hasta el día de hoy, esa casa sigue sin habitar, nadie quiere rentar o comprar esa vivienda. Un árbol grande surgió de las cenizas de los 2 fallecidos en su interior.

Este multiatentado ocurrió un martes 13 de octubre de 1992, en la calle 21 y avenida 13 de #CordobaMexico, algo de los más curioso es que la casa tiene el número 1313.

Lo único que se sabe por boca de otro taxista, es que Tolentino Rosas era del barrio de Las Estaciones y que fue invadido por los celos y con una manguera metió 18 litros de gasolina donde dormían los que fueron su familia.

Se conjetura que primero amarró con alambre la única puerta que era entrada y salida del lugar, y metió la gasolina con la manguera por un vidrio roto. Le prendió fuego y salió corriendo después de sentir el flamazo que lo chamuzco un poco de la camisa.

Llego a la estación y ahora se sabe que pidió abordar un taxi que lo llevara por el rumbo de Peñuela, su colega se dio cuenta del olor a gasolina y que Tolentino de repente reía y murmuraba cosas que no alcanzaba a pronunciar.

Su compañero taxista le pidió que se bajara del vehículo, y el mismo dijo que lo llevaran a Puente de Oro. El chofer sintió miedo de las risas de Tolentino y acudió a rendir su declaración al enterarse al otro día de la tragedia.

Han pasado 29 años y no se sabe del destino de Tolentino, pedir justicia es un grito mudo en un agujero negro del universo, nadie dio seguimiento a este caso, que como muchos se pueden evitar por los constantes avisos de violencia familiar, y lo que más nos confunde es que muchos pensamos en el sufrimiento y tortura que debe tener en su mente este asesino, a lo mejor a llegar al caso extremo de locura o de suicidarse, pues no entendemos este acto cometido en contra de quien alguna vez dijo amar y dar su vida misma.
https://www.facebook.com/100001141746642/posts/4433291850052163/

PUBLICIDAD