EXCELSIOR
Estaba muy dedicado a sus estudios y tenía la vocación de ser sacerdote…ya estaba en el proceso -para entrar al seminario» narró a este diario

CIUDAD DE MÉXICO

Hugo Leonardo Avendaño Chávez, estudiante asesinado el miércoles en la alcaldía de Iztapalapa, «tenía la vocación de ser sacerdote…y una gran capacidad para comunicar la palabra de Dios» dijo a Excélsior, Christopher, quien fue su compañero en la licenciatura en Filosofía, la Universidad Intercontinental.

Chistopher, lo describió «como un gran compañero, cuando alguien tenía problemas académicos, siempre lo apoyaba con una sonrisa» y narró que «estaba muy dedicado a sus estudios y tenía la vocación de ser sacerdote...ya estaba en el proceso -para entrar al seminario» narró a este diario.

Este semestre, Leonardo terminó la maestría en Mercadotecnia Internacional en la UIC, pero el martes pasado desapareció en la colonia Aculco, en Iztapalapa, y su cuerpo sin vida fue hallado al día siguiente, dentro de su camioneta...tenía huellas de tortura.

Leonardo se desempeñaba como diácono en la parroquia de Cristo Salvador, en Miguel Hidalgo. Sobre su muerte, Christian expresó a Excélsior: «agradezco a Dios por su vida, y sé que ahora él está al lado de Dios».